Observa que hay adultos mayores con una energía más alta de estar vivos que algunos adolescentes o incluso niños. Cuando llevas años con tu energía de vivir muy baja o notas que tu capacidad de sentir emociones positivas va en decadencia, puedes estar cayendo en este estado vegetativo emocional.